Hospital Regional de Pemex en Tabasco, la corrupción que mata

b_420_0_16777215_00_images_punto-de-vista_octubre_Pedro_Hidalgo.jpg

Una injusticia hecha al individuo,  es una amenaza hecha a toda la sociedad. Montesquieu 

Siete pacientes han fallecido oficialmente y las autoridades no presentan un solo responsable. En este sexenio hay más muertos por corrupción que por la pandemia del coronavirus. Lo que debería ser un escándalo nacional por medicamentos contaminados no le merece ningún comentario al Presidente. Tuvieron que pasar casi 15 días para que el director de Pemex se dignara a visitar a los pacientes afectados, igual número de días para que la FGE determinara que el caso no era de su competencia. 

 

Llorando frente al féretro de su madre que en vida respondía al nombre de  Patricia Jiménez; paciente de hemodiálisis del hospital regional de Pemex.  Paola y Adolfo Palacios, sus hijos, claman justicia y piden la cabeza del Director de Pemex: Octavio Romero Oropeza. La extinta  era del municipio de Macuspana, la cuna del Presidente, y  fue una de las víctimas de la negligencia médica criminal. 

 

Y como si fuera poco el gobernador de Tabasco expreso que a cualquiera le podía pasar, debemos entender por esto que cualquiera puede cometer una negligencia de cualquier tipo, causar la muerte de varias personas y no pasa nada, porque a cualquiera le puede pasar... no es el primer caso en el que el Gobernador se erige en juez y deslinda de responsabilidades a servidores públicos: ahí está el caso de Mayra Jacobo, la titular de la Sedec que se benefició con un contrato de 25 millones de la UJAT, donde dijo que no había conflicto de interés; el caso de la joven universitaria violentada, donde dijo que había sido violencia doméstica y ahora el caso del hospital de Pemex.

 

En un comunicado reciente Pemex informa un alta por mejoría y detalla que 16 pacientes, que recibieron medicamento contaminado continúan hospitalizados. Sin embargo dos siguen en terapia intensiva.

 

La semana pasada Laboratorios Pisa se deslindó de la fabricación de este fármaco y presentó denuncia ante la Fiscalía General de la República (FGR) en Tabasco, por la posible adulteración o falsificación del producto. Informó que el proveedor José Roche Pérez no está certificado para la venta de la heparina sódica, medicamento usado en pacientes con hemodiálisis.

 

Según información que ha trascendido indican que las actas de defunción de las personas que han fallecido por medicamento contaminado, misteriosamente aparecen como muerte natural.

 

La Secretaría de la Función Pública, la implacable Irma Erendida Sandoval, esposa del extranjero Jhon Ackerman quien ahora será uno de los que se encargaran de seleccionar a los nuevos consejeros del INE, presume el enfoque de la fiscalización fortaleciendo la revisión de los resultados además de acompañar la observación de los procesos. Sin embargo en este particular caso, al igual que el de la investigación de Manuel Bartlett sobre su inmensa fortuna y propiedades, no se conoce ni siquiera del inicio de un procedimiento administrativo, ni siquiera ha iniciado una investigación en torno a la evidente negligencia criminal. Todos callan como momias petrificadas antes los lamentables decesos. 

 

              

    

   

{loadposition date}