Quédate en Casa

b_420_0_16777215_00_images_punto-de-vista_octubre_Pedro_Hidalgo.jpg

Entre más dura es la prueba, mayor es la bendición

Quizá, nunca como ahora se había utilizado tanto  la frase quédate en casa, nunca como ahora los padres y los hijos habían estado tanto tiempo junto en un periodo que no es vacacional, dejar la oficina, dejar de ver a los compañeros de trabajo, a los amigos era prácticamente imposible. Nunca antes, se habían postergados proyectos, nunca antes lo urgente y lo importante se había reducido a quedarte en casa.

 

Siempre habíamos dicho que el mundo cambia, evoluciona, pero nunca pensamos en involucionar, es decir experimentar un retroceso en el desarrollo de un proceso. El ritmo acelerado de la vida solo pudo ser detenido por un virus tan fuerte que ha logrado no solo detener a las personas, sino hasta las potencias más grandes de este mundo.

 

Hoy muchísimas oficinas están vacías, los empleados hacen ¨home office¨ y las juntas son virtuales, lo que ha hecho que algunas tecnologías como el zoom, usadas para este propósito, estén siendo utilizadas cada vez más durante esta cuarentena. Esto es lo moderno. Pero también está el otro lado de la moneda, los que se tienen que rajar el lomo para comer diariamente, los que recolectan basura, los producen y cosechan alimentos, los que nos dan servicios. Que grandes son. Hay que reconocerlos.

 

En estos días y a partir de la última intervención del subsecretario López Gatell, donde solicita a los ciudadanos quedarse en casa por lo menos un mes más, he visto reflejado en las calles menos personas, lo cual me da mucho gusto. Con el coronavirus no hay que jugarle al valiente. Tampoco hay que ser muy estudiado y mucho menos creer que solo les da a los ricos como desafortunadamente expresara el Gobernador de Puebla, Miguel Barbosa. Recientemente el Gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, informo de haber dado positivo ante la prueba del Covid-19  y días después el Gobernador de Tabasco confirmo la misma noticia.

 

Hace aproximadamente cien años, tuvimos una crisis sanitaria similar, la gripe española, sin menos información, menos tecnología, dejo cincuenta millones de muertos.

 

Este suceso mundial, es un llamado para la humanidad y para nuestras familias, para cada uno de nosotros, nos muestra lo pequeño que somos como seres, cuando ya creíamos tener el control del planeta. 

 

Lo cierto es que este aislamiento, está produciendo una descontaminación ambiental mayor a todas las campañas habidas hasta el momento, se están dejando de usar muchos espacios que consumen energía, que generan basura, las fabricas se detuvieron o bajaron su producción, entre otras. 

 

En otro tema, no hay que dejar de consignar lo que sucede en el Hospital regional de PEMEX, cuando se ha cumplido un mes del primer fallecido y hoy se ha llegado a la décima muerte de pacientes de hemodiálisis. Hemos venido reiterando que ni el director general de PEMEX, ni la COFEPRIS,  ni el director del hospital regional de PEMEX, Dr. José Luis Oramas Vargas, el sub director: Roberto Rosas Velázquez, han dicho nada acerca de estas muertes, solo que están en disposición de llegar a la verdad, pero cual verdad si las autoridades no hacen absolutamente nada. Lo más que se ha logrado saber es que el proveedor José Roche Pérez, no tenía autorización para la comercialización de este producto y la farmacéutica PISA se había deslindado de dicha venta. Por cierto de los tres elevadores del hospital solo sirve uno, ni eso puede resolver.

 

              

    

   

{loadposition date}